El increíble fenómeno del transporte en Cuba

Por Mario J Torres
Diciembre, 2005

En Cuba no existen prácticamente medios de transporte regulares provistos por el estado ya que los autobuses locales han sido reducidos a un mínimo al igual que los taxis, debido a escasez de gasolina, falta de piezas de repuesto e imposiblidad de adquirir vehículos debido a una economía en bancarrota. Los carros particulares que corren por calles cubanas son muy pocos y entre ellos solo están autos de los años 50 que son reliquias conservadas por sus dueños, carros rusos que sólo los manejan aquellos a quienes se les otorgaron por sus méritos con el gobierno o los autos modernos exclusivos del turismo. Debido a esta grave crisis, ha surgido una gran variedad de nuevos medios de transporte como :

  1. Coches de caballos.

  2. Bici-taxistas.

  3. Choferes de taxi "piratas" o ilegales.

  4. Grandes camiones o rastras con trailers conectados detrás que transportan a la gente como ganado.

  5. Aparición masiva de la bicicleta personal como medio de transporte

  6. Terminales de nuevo tipo

  7. Los "amarillos"

  8. Las innovaciones

  9. A pie

Muchas personas resuelven sus problemas de transporte parándose en una larga fila o cola esperando su turno para montarse en un coche rudimentario a caballos con asientos incómodos, apretados y sin techo donde el conductor apiña la mayor cantidad de pasajeros posible para luego salir aparatosamente en un lento, largo, agónico y caro recorrido lleno de baches y vaivenes hasta su destino.Este "pintoresco escenario" indudablemente sugiere un viaje de 100 años atrás en el tiempo ya que de seguro estas imágenes no serán vistas en ningún lugar del mundo en la actualidad.

A muchas bicicletas se les ha adaptado un carro lateral (side-car) y los pobres bici-taxistas o bicicleteros montan a 2 o 3 personas con sus maletas o paquetes y pedalean largas distancias ya sea en lomas, fango, bajo lluvia u oscuro, solo para ganar su sustento. Estos bici-taxis, flacos por el gran esfuerzo y la mala alimentación y además quemados por el fuerte sol, deben tener una patente para realizar su trabajo y pagarle altos impuestos al estado por lo que sus ganancias no son muchas.

Los propietarios de automóviles ( de los conservados autos norteamericanos de los años 50 o de los más recientes vehículos rusos) montan de forma ilegal, ya que no tienen patente, licencia o permiso para hacerlo, a  desesperados pasajeros que pagan un pasaje altísimo por el recorrido. Otros dueños de carros tienen patentes legales para transportar pasajeros pero estos le deben pagar al estado un elevadísimo impuesto y esto hace que sus precios sean hasta mucho más altos.

Existen médicos o ingenieros, que son generalmente los profesionales a los que de acuerdo a sus méritos con el sistema se les otorgan vehículos rusos nuevos, los cuales arrendan sus autos a otros choferes que les darán a ellos una parte de sus ganancias y de esta forma ellos no se exponen públicamente.

Principalmente en la capital del país, se han preparado potentes camiones o rastras a los cuales se les ha conectado en forma de trailers, varios vagones con techo similares a un tren. Estos aparatos recogen a gran cantidad de personas que en su mayoría deben viajar las largas distancias de la urbe cubana de pie, ya que existen muy pocos asientos y debido al poco espacio y al gran número de personas que lleva, los viajes en este tipo de transporte se hacen insoportables a causa del poco aire, el calor, el apiñamiento, el sudor, los empujones y hasta el carterismo. Este es el medio básico de transportación de la Ciudad de la Habana que es popularmente denominado CAMELLO por la forma de los trailers.

El estado le ha vendido una bicicleta a cada ciudadano del país por lo que tanto médicos, como dentistas, maestros, ingenieros y otros profesionales van a sus trabajos en bicicleta y las calles se llenan de las mismas durante las horas pico. Se han habilitado grandes parqueos estatales asi como privados con patentes o permisos para guardar bicicletas hasta en las salas o patios de las casas en infinidad de lugares en cada ciudad donde los ciudadanos pueden guardar sus  bicicletas para ir a hacer sus gestiones y asi previenen los frecuentes robos que abundan de este tipo de transporte y a la vez los cuidadores se ganan la vida de esta forma.

Los funcionarios estatales si viajan en automóvil y tienen asignación de gasolina a la cual no tienen acceso los pocos ciudadados propietarios de vehículos en la isla.

Para realizar viajes entre provincias o ciudades distantes, estos se deben reservar con más de un mes de antelación por el reducido número de autobuses, trenes y aviones existentes y el poco combustible que se les asigna. Muchas personas deben mantener su turno en largas listas de espera o dormir en las terminales. Una terminal de ómnibus o de trenes es como un avispero de gentes corriendo de un lado al otro a ver que "transporte" sale y pueden subirse a él y de noche es como un campo de concentración de personas soñolientas y hambrientas tiradas en el piso de la terminal esperando una mejor suerte al día siguiente.

Un sistema "que resuelve" en parte la tragedia del transporte es el de los "amarillos" que son puestos oficiales a la salida de los pueblos donde funcionarios de uniforme amarillo tienen la potestad de detener cualquier vehículo de carga o de pasajeros ya sea autobuses, camiones, rastras o automóviles y montarles personas que vayan en esa dirección. Estas personas hacen largas filas de horas y horas bajo el sol para esperar su turno y quizás tomar esa "botella" o "aventón" que no los llevará a su lugar de destino, sino que solo los acercará y tendrán que repetir este procedimiento varias veces.

En la isla no se conocen marcas de carros modernos excepto para el servicio a los turistas que si tiene de todo. La Habana parece estar dividida en la luminosa y lujosa sección de turismo y la pobre oscura de apagones y tizne del pueblo.

La inventiva del cubano se pone de manifiesto en el campo del transporte con la creación de bicicletas con asientos delante y detrás de ciclista, carros con asientos laterales y hasta techo, lo que convierte a la bicicleta en un automóvil sin motor. Los coches tirados a caballo pueden ser con techo y asientos especialmente preparados o simples carretas de campo y algunos coches son tirados por otros animales de carga pero el tope de este ingenio se refleja en los camionautas” o “taxinautas” que han preparado camiones y autos y los han hecho anfibios para poder cruzar el Estrecho de la Florida.

Finalmente, si alguien prefiere no optar por ninguna de las alternativas anteriores de transporte, la única salida que le queda es andar a pie.

Lo anteriormente expuesto no es debido a una cuestión inherente al bloqueo, enarbolada por el dictador de la isla como constante justificación sino por su tozudez e inhabilidad de desarrollar el país, lo cual ha llevado al mismo a una ruina total.

Volver a: Cuba de hoy

Anteriormente: Cuba Nostra

 
 
Copyright © 2001 - . Círculo Güinero de Los Ángeles. All rights reserved. Los Ángeles, CA USA. Reproduction is not allowed without the written approval of the rights holder . Links to this page are allowed for appropriate use.