Siglo XIX - Época colonial y comienzo de la Época republicana
(1801-1900)

1804  
Iglesia 1804
Iglesia parroquial de Güines, hecha de mampostería, inaugurada en 1804
La ermita original de tablas y guano, (de la cual no tenemos ninguna descripción o grabado) que fue construída en la hacienda del indio Pedro Guzmán, llamada San Julián, cerca de lo que era la finca La Majagüilla como describimos anteriormente, fue sustituída por la de madera y tejas pagada del peculio del obispo de la Vega y Cancino, que la trasladó al corral Los Güines y que fue parcialmente destruída el 15 de octubre de 1768 por el llamado huracán de Santa Teresa. Esta iglesia fue reedificada poco a poco por los vecinos construyéndola esta vez de mampostería, conservándose la advocación de San Julián en recuerdo de la ermita fundada en el predio del indio Pedro Guzmán y que ya había sido destruída, inaugurándose en 1804.
1809  
Ceiba de Humboldt
Ceiba sembrada por el naturalista Alejandro de Humboldt en 1809, en las cercanías de la Loma de Candela
Barón Alejandro de Humboldt
Barón Alejandro de Humboldt (1769-1859)
El barón Alejandro de Humboldt (1769-1859) geógrafo y naturalista alemán, visitó a Güines en el año 1809, explorando y visitando la zona por varios meses. Reconoció la superioridad de los factores geográficos, topográficos, químicos y climatológicos de la comarca güinera, en orden a su vida económica y a su futuro. Como recuerdo de su paso por esta región, dejó el ilustre sabio una ceiba sembrada por su mano, en las inmediaciones de la Loma de Candela.
1814   A pesar de la Real Cédula de Carlos IV de 24 de febrero de 1798, Güines continuaría gobernado por un capitán pedáneo hasta 1814 y hasta esa fecha, perteneció al Ayuntamiento de Guanabacoa.
1815   Finalmente se formalizó el Ayuntamiento el 14 de marzo de 1815, constituyéndose legalmente en sesión celebrada el 19 de mayo de 1815, siendo las personas que constituyeron el primer Ayuntamiento, las siguientes: Alcaldes Ordinarios, capitán don Rafael Gavilán y don Pedro Prado Borroto; Regidor, alférez real don Francisco Bizarrón; Regidor, don Juan Francisco Fernández; Alguacil Mayor, don Manuel Cabrera; Regidores Sencillos, don Pedro Oliva, don Santiago Travieso y don Miguel Martínez; Síndico Procurador General, don Antonio Moreno y Escribano, don José Ramón Sánchez.
1817   El 6 de marzo de 1817, un gran incendio hizo daños en la población, gobernada entonces por los Alcaldes don Francisco María Héctor y don Santiago Castellanos.
 
Fernando VII
Fernando VII, Rey de España (1784-1833)
El 22 de octubre de 1817, después de haber languidecido la solicitud elevada por los vecinos de Güines por 42 años, el rey Fernando VII expidió su Real Cédula, otorgando a Güines, el título de Villa.
 
Francisco de Arango y Parreño
Francisco de Arango y Parreño (1765-1837)
Tal Real Cédula fue traída a Cuba por Francisco de Arango y Parreño a su regreso de su viaje a España el 18 de febrero de 1818 y entregada al Lic. don Santiago García Cepero, Síndico Procurador General del Ayuntamiento de Güines.
1824   Al fallecer el padre Hermosilla el 6 de enero de 1824, ocupó la parroquia güinera interinamente el presbítero don Luis Castellanos hasta el 2 de abril de ese propio año en que tomó posesión del cargo el párroco propietario don Manuel Martínez de Hurtado quien estuvo ejerciendo por casi 11 años, hasta 1835.
1828   En 1828 se instaló una segunda campana chica en la iglesia.
1830   En 1830, fue instalada la campana de alarma con la siguiente inscripción: Santa Clara (una cruz) Año 1830.
1831   En 1831 una tercera campana chica se instala en la iglesia.
El Hospital de la Caridad —que sustituyó al de la Pura y Limpia Concepción edificado por el Obispo Morell en 1766— se construyó en 1831 a expensas del vecindario y de donativos especiales de los más pudientes.
1833   En 1833 los cargos de Regidores fueron sacados a subasta y dados a los mejores postores a perpetuidad, en beneficio de la Real Hacienda.
1834   Ese mismo año el 31 de diciembre, el albañil Rafael Muñoz concluyó la torre de la iglesia y el párroco padre Martínez de Hurtado hizo que se instalaran 3 campanas nuevas en el campanario, lo que ocurrió el 20 de febrero de 1834.
  El siguiente mes el 15 de marzo de 1834, el padre Martínez de Hurtado instaló en la torre de la iglesia un reloj público de «escelente máquina de acero y bronce y de superior calidad que costeó el vecindario, en unión del párroco y los Alcaldes ordinarios don Juan Vázquez y don Santiago Satre».
1836   Don Juan María López fue nombrado párroco interino de Güines en 1835 hasta el 6 de agosto de 1836, cuando ocupó la parroquia de San Julián de los Güines, como párroco propietario, don Francisco Martínez Martínez quien estuvo en el cargo 12 años hasta que falleció el 26 de diciembre de 1848.
1838  
Estación de Villanueva
Estación «Villanueva», Güines
Locomotora Ferrocarril La Habana-Güines
Locomotora del primer tren cubano (1837)
El auge sorprendente de Güines aumentó al quedar convertida en cabecera de jurisdicción, centro de una zona económica en rapidísima expansión y terminal del primer ferrocarril construído en Cuba cuyo tramo a Güines fue inaugurado el 19 de noviembre de 1838 que la unía a La Habana cuyo propósito fue «abaratar el costo del transporte, facilitar la explotación a menos costo de los productos y evitar o disminuir la competencia extranjera».
1844
1846
  El 5 de octubre de 1844 y el 10 de octubre de 1846, violentos huracanes causaron grandes destrozos en la población, sufriendo también la iglesia de mampostería inaugurada en 1804, que fue preciso derribar, trasladándose el culto a la capilla del hospital.
1848   El 26 de diciembre de 1848, tomó posesión de la parroquia como cura propietario, don Carlos María Pardo, quien ejerció como tal hasta septiembre de 1850. En este año se construyó la cárcel de Güines.
1850   En septiembre de 1850 ocupó la parroquia güinera como párroco interino don Francisco de Paula Almohalla Mollano, durando en su gestión hasta el 4 de diciembre de 1851, siendo sustituído el 21 de diciembre de 1851 por el presbítero don Manuel María Belaza, quien ejerció por 9 años como párroco güinero hasta diciembre de 1860.
1851  
Iglesia de dos torres
Iglesia de dos torres, fabricada en 1848 e inaugurada el 2 de marzo de 1851
El 2 de marzo de 1851 se inauguró la nueva iglesia de dos torres, que se terminó a base de subscripción popular y de arbitrios, construída por el Maestro Mayor don Ramón de Gorrondona Soparda. Costó unos 60,000 pesos. Al acto de inauguración de la iglesia, asistió, conjuntamente con las autoridades civiles, religiosas y militares, además del pueblo en general, el Capitán General de Cuba, don José Gutiérrez de la Concha. Durante 19 años, esta iglesia de dos torres no tuvo grandes contingencias ni problemas, a no ser la amortización de unos miles de pesos, débitos correspondientes al edificio construído, habiendo sido mucho de ese dinero, donado por los acreedores.
  A la vida tranquila de la feligresía sólo llegaba la noticia de cambios o sustituciones de curas, sacristanes y anuncios de Santa Visita que preparaba a los fieles para el ejercicio de las confirmaciones y la alegría de ver al Obispo.
 
Plano de Güines, 1851
Plano de Güines, 1851, por F. Coello
El pueblo crecía poco a poco y en 1851, se levantó un plano del mismo por el ingeniero F. Coello, que mostraba la iglesia, la casa consistorial, la cárcel, el hospital, la calle Real, la salida de La Habana y la salida de la Reina.
1857   En 1857, escribía Justo G. Cantero: «el valle [de Güines]… celebrado por su fertilidad y lozana vegetación… la vista no puede fijarse sin extremado placer en las cristalinas corrientes que después de haber seguido su caprichoso curso en diferentes sentidos, ponen en movimiento un gran número de molinos de arroz y de maíz, para después deslizarse bajo los rústicos puentes que las cruzan en todas direcciones, y continuar su pacífico curso lamiendo las raíces de los árboles que reflejan en el cristal de sus aguas el fresco verdor, o atravesando los plantíos de arroz que tan ampliamente recompensan con sus productos las fatigas y desvelos del afanoso labrador. Todo parece, en fin, sonreir en aquel valle que nos traslada de improviso a los templados climas, donde nunca se experimenta la seca y alta temperatura que con frecuencia aflije a las regiones tropicales».
1859   En 1859 comenzó a fabricarse la Casa de Gobierno y Ayuntamiento. El viernes, 30 de septiembre de 1859, el Excelentísimo Señor Gobernador Superior Civil de Cuba concedió a don Ignacio Valdés O'Farrill el establecimiento del alumbrado de gas en la Villa de Güines por 25 años, hasta 1884. El Gasómetro se instaló por la barriada de La Ceiba frente al Puente de la Paz a la derecha, donde se cruzan las calles Máximo Gómez (antigua Real) y San Julián, vendiendo el fluido hasta 1906 cuando se inauguró el alumbrado eléctrico en Güines.
1860  
Procesión de Santa Bárbara
Procesión de Santa Bárbara, diciembre de 2000, Güines
En 1860, el presbítero don Tomás Rodríguez Mora, muy querido por el pueblo, logró que el Obispado diera permiso para instituir las procesiones de Santa Bárbara, cuyo origen salió del cabildo lucumí que regían Pascual Fernández Gavilán y Jacobo Padrón, siendo al principio el acto de calle, a falta de imagen, con un estandarte que llevaba adherida una lámina. Posteriormente, en 1864, se trajo una imagen de la santa desde Barcelona y cada 4 de diciembre la procesión de Santa Bárbara rivalizaba en concurrencia y popularidad con la de San Julián.
1861  
Padre Tomás Rodríguez Mora
Padre Tomás Rodríguez Mora, párroco de Güines (1861-1882)
Al año siguiente, es nombrado el padre Mora (así le llamaban), cura propietario de la parroquia de Güines y duró como tal por 21 años hasta su muerte el 2 de enero de 1882. En 1861 se instala otra campana chica, (la cuarta) en la iglesia y al siguiente año la quinta campana chica.
1862   El café tuvo también décadas de esplendor, pero en 1862 dominaba en Güines el azúcar. La jurisdicción contaba con 89 ingenios, de los cuales 78 eran movidos por vapor y 4 por agua. En torno a la Villa se concentraban 61 vegas de tabaco activas que producían más de 300,000 libras anuales.
  La jurisdicción de Güines (desde Alacranes hasta Guara) poseía en 1862 la agricultura más diversificada de la Isla y la proporción de su área bajo cultivo alcanzaba el 20% de su total, en tanto que la media para el resto del país, de acuerdo con los datos oficiales, era de sólamente el 8.6%.
1866  
Nicolás Azcárate Escovedo
Nicolás Azcárate Escovedo, Delegado por Güines a la Junta de Información (1866)
El domingo 25 de marzo de 1866 se celebran elecciones en toda la Isla y don Nicolás Azcárate Escovedo es elegido por el Ayuntamiento de Güines como Delegado de la Junta de Información creada por Antonio Cánovas del Castillo, Ministro Español de Ultramar, para estudiar y recomendar leyes que regirían en Cuba y Puerto Rico.
1868   En 1868 se instala en la iglesia la sexta y última campana chica.
1869   La Guerra de los Diez Años, que comenzó en Yara el 10 de octubre de 1868, tuvo sus repercusiones en la jurisdicción de Güines a partir de 1869. Vecinos, hijos de personas acomodadas y de relieve en la Villa y su jurisdicción, hacendados y terratenientes, fueron encausados por infidentes, siendo algunos condenados a presidio en la Isla y otros, como Leandro Rodríguez Colina (más tarde Alcalde de Güines durante la época republicana), José Trujillo Cabrera y su hijo, Manuel y Nicolás Álvarez Gómez, deportados hacia Fernando Poo. Otros vecinos, tales como Ricardo Zamora Cabrera y su hermano Eduardo fueron colocados en prisión preventiva. Una vez puesto en libertad, Ricardo embarcó hacia los Estados Unidos para regresar en una expedición con otros güineros. Hubo tanto fermento y conspiración en Güines, que el Gobierno nombró a un fiscal militar, don Mariano de las Peñas, cuya actuación hizo desterrar a Estados Unidos a unas cuantas familias.
1870   El año 1870 fue intranquilo y de zozobras, que remató el mes de octubre cuando en la noche del 7 comenzó a soplar el viento y la lluvia pertinaz hizo recoger a los vecinos a sus casas. Con el pasar de las horas, la tempestad iba cobrando fuerzas y en horas de la madrugada arreció fuertemente el vendaval, suprimiéndose el alumbrado de gas que fulgía mortecino en las farolas de las calles. Cuando el ojo del huracán pasó, produciendo falsa calma y paz a los vecinos, arremetió otra vez con mayor furia y velocidad durando hasta el día 8. Motivo por el cual se llamó a este huracán Tormenta Jimagua por haber durado 2 días y por haber azotado 2 veces a la población. Más de 50 familias compuestas de más de 250 personas quedaron sin hogar. La cárcel casi destruída, el hospital dañado, multitud de casas en el suelo, varios muertos y heridos y la iglesia con una torre de menos, con el frente hecho escombros, el órgano destrozado, la cruz derribada a gran distancia y el reloj, orgullo de los güineros, un amasijo de hierro, cobre y bronce.
1873  
Iglesia dos torres dañada
Iglesia de dos torres, dañada el 7 de octubre de 1870, debido al huracán llamado Tormenta Jimagua
Se creó una Junta Parroquial para obtener —por medio de cuestaciones populares, solicitudes al Obispado y al Gobierno— los fondos necesarios para la reconstrucción de la iglesia.
 
Iglesia dos torres, arreglos
Iglesia de dos torres en reparación después del huracán del 7 de octubre de 1870 (Tormenta Jimagua)
Las obras interiores de la iglesia progresaron relativamente bien y ya para el 7 de enero de 1873, el párroco recibe la notificación de que ya estaban «en actitud de celebrar en él el culto de nuestra Santa Religión, a la vez que queda a su disposición y cargo la referida iglesia para los efectos que sean procedentes», de parte del arquitecto José Lorenzo Sánchez Monagas, quien renunció unos días después, como director de las obras, reclamando honorarios dejados de percibir y diferencias de criterios con el párroco, padre Mora. El interior de la iglesia estaba terminado pero faltaban la fachada y la torre.
1874  
Plano iglesia nueva
Proyecto de fachada para reconstrucción de la iglesia (1870-1885). Arquitecto José Lorenzo Sánchez Monagas
A partir de 1874, los tanteos realizados por la Junta relativos a la recolección de fondos hizo que se determinara reedificar la iglesia con una sóla torre en vez de dos. Se convocó a los maestros de obra de la Villa y se consideró la proposición de Manuel Veiga la mejor, pero fue después eliminado, por no convenir con la Junta Parroquial, en precio y condiciones.
El diseño contempla una sola torre de «estilo bizantino modificado según la época, por ser éste o el gótico los peculiares de esta clase de construcciones».
Aunque la Junta convino en que este diseño podía ser variado, «dándole empero algunas modificaciones que sin perjudicar al conjunto de como aparece en el plano aunque dándole a su remate una forma de pirámide».
1882   Al fallecimiento del querido padre Mora el 2 de enero de 1882, lo sustituyó como párroco interino de Güines, don Fidel Sanz de Rodrigáñez y éste por don Juan Fuentes, quien fue propietario hasta 1886 y quien fue el que inauguró en 1885 la iglesia reconstruída de una sola torre, que es la conocida por la mayoría de los actuales güineros.
1884   Siguió la Junta Parroquial recabando fondos, además del Ayuntamiento, Concejales y vecinos. No es hasta finales de 1884 que el director y maestro mayor de obras don Manuel Ferreiro Nájeras concluye la misma, siendo encargado y oficial carpintero de la misma, don Domingo Rodríguez Mora.
Los festejos del santo patrono, celebrados el 28 de enero de cada año, con la procesión que congregaba inclusive a los ausentes de la Villa, eran del conocimiento de toda la Isla y, por tanto, motivo de excursiones por ferrocarril de animación y de vida por varios días.
Don José Rigau instaló el reloj y su campana, que regaló el señor don Mariano González, dueño del ingenio Amistad.
Esteban Garzón, dueño de una herrería, fue el constructor de las barandas de la torre. El pararrayos lo regaló don Raimundo Cabrera Bosch y la cruz de hierro que remata la cúpula, fue donación de la señora doña Teresa Cueto de Marqués.
El 1º de enero de 1884 se funda legalmente la Comunidad de Regantes del río de Güines o Mayabeque al amparo de la Ley de Aguas de 1866.
En 1884, los ayuntamientos que tenía anexos el Partido Judicial de Güines eran: Madruga, Melena del Sur, Catalina, Nueva Paz, San Nicolás, Guara y Pipián.
1885  
Iglesia parroquial moderna
Iglesia parroquial moderna
Quince años después de la llamada Tormenta Jimagua se echaron al vuelo las campanas anunciando el feliz acontecimiento, inaugurándose la nueva iglesia en 1885.
1886   En 1886, ocupa la parroquia güinera, don Francisco Clarás y Río, cura propietario hasta el 19 de octubre de 1889 en que fallece.
1887   En 1887 se funda el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Güines por iniciativa del Dr. Francisco (Panchito) Sánchez Curbelo. Y también en este año se funda el Casino Español de Güines.
1889   El 19 de octubre de 1889 el Licenciado don Tomás Bassas Prat, es nombrado párroco propietario de Güines quien fungió como tal hasta el 31 de mayo de 1890.
1890   El 31 de mayo de 1890, al fallecer el padre Bassas, ocupa la parroquia de Güines como párroco interino, el presbítero Epifanio Díaz Saavedra, quien estuvo en ese cargo hasta su muerte el 8 de mayo de 1892, siendo sustituído por el presbítero Clemente Pereira y Casines, cura propietario desde el 8 de mayo de 1892 hasta 1898 cuando lo trasladan a Cienfuegos.
1896   Durante la Guerra de Independencia se produjeron violentas acciones en esta zona. Las fuerzas de Máximo Gómez y Antonio Maceo tuvieron numerosos encuentros con las tropas españolas al recorrer el valle de Güines en la campaña de invasión a Occidente. Una columna mambisa, mandada por el coronel Calunga, atacó en Catalina el 9 de febrero de 1896 a la guarnición española, tomado el pueblo y arrasándolo. Poco después, la columna del general Maceo se batió con los españoles en la acción de la Loma del Gato (1896) causándole serias bajas al enemigo.
1897  
José Clemente Fernández Castellanos (Pitirre)
José Clemente Fernández Castellanos, conocido como «Pitirre» (1864-1897)
Durante 1897, Güines fue azotado por una epidemia de fiebre amarilla que diezmó a casi el 10% de su población. El 4 de marzo de 1897 el coronel güinero José Clemente Fernández Castellanos, conocido como Pitirre atacó a Güines al frente de su tropa insurrecta, siendo ésta la última acción de combate librada por el bravo mambí, ya que poco después, el 13 de diciembre de 1897, sorprendido enfermo en una colina cerca de San Nicolás, fue muerto a machetazos junto con cuatro hombres de su escolta, salvándose únicamente el capitán libertador Pedro Núñez.
El 24 de junio de 1897, el comandante José Miguel Valle asaltó un transporte enemigo en la carretera de Güines a La Habana, dispersando a la escolta, causando bajas a la tropa española y capturando además armas, municiones y una valiosa correspondencia.
 
1898   En abril de 1898 se libraron dos combates más en la zona. Las fuerzas cubanas del teniente coronel Luis Delgado y un escuadrón del Regimiento Habana que mandaba el capitán Quirino Zamora se batieron con la guerrilla de Catalina, causándole ocho muertos y varios heridos en el demolido ingenio Esperanza del conde Romero. En el mismo lugar, pocos días después, rechazaron un contraataque de las fuerzas españolas al mando del coronel Aguilera, ocasionándoles 38 muertos y gran número de heridos.
  El 14 de octubre de 1898 hubo un intenso combate en el ingenio Amistad, al ser atacado un fuerte construído por los españoles, por las fuerzas del Regimiento Adolfo Castillo al mando del capitán Juan Aguilar y del teniente Alfredo Suárez. En el ataque murió el jefe español del fuerte, la plaza fue tomada y le capturaron armas, parque y comestibles al enemigo.
1899   El 16 de noviembre de 1899, ocupa la parroquia güinera el presbítero Licenciado don Miguel Jaume Munar, quien duró en el cargo hasta el 1º de julio de 1901.
  Al terminar la Guerra de Independencia con la intervención norteamericana, el Gobierno Interventor ocupa la Isla. Su primer Interventor Militar fue el general Leonardo Wood, quien con buena fe y deseos de pacificar y hacer progresar al país, comenzó a dictar Órdenes Militares, organizando toda la infraestructura.
 
Alcalde Jacinto Hernández Vargas
Brigadier General Jacinto Hernández Vargas, alcalde de Güines nombrado por el Gobierno Interventor (1899-1901).
En 1899, ocupó la Alcaldía güinera el general Jacinto Hernández Vargas. No hubo elecciones. Su subida a la poltrona municipal fue decidida arbitrariamente depositándose en un sombrero los nombres de los aspirantes sacando uno al azar que resultó ser el aguerrido mambí. Comenzó su obra de gobierno, cooperando con el Gobierno Interventor y organizando el sistema educacional en el Término, comenzando ciertas obras de utilidad pública. Fue el primer alcalde cubano, aunque de origen canario, que tuvo Güines después de 407 años de dominio español.
1900   El siguiente año 1900, fue reelegido el general Hernández como Alcalde de Güines, continuando su obra bajo el Gobierno Interventor y disponiendo de muy escasos recursos para conducir el gobierno municipal ya que estaba el país arruinado después de tantos años de guerra y conflicto. Cesó en sus funciones en 1901.

Continuar a: Siglo XX - Época republicana (1901-1958)

 
Copyright © 2001 - . Círculo Güinero de Los Ángeles. All rights reserved. Los Ángeles, CA USA. Reproduction is not allowed without the written approval of the rights holder . Links to this page are allowed for appropriate use.